La gamificacion, una técnica novedosa y aun poco extendida en el ámbito del marketing que consiste en crear mecánicas de juego en contextos no expresamente lúdicos. Tiene como objetivo influir a las personas a través del juego para que adopten, de forma divertida y eficaz determinados comportamientos, animándoles así a aumentar su participación en realizar determinadas tareas que podrían considerar aburridas, como hacer la compra.

Objetivos principales de una campaña de gamificación:

• Atracción de clientes potenciales y fidelización
• Convertir en experiencias interesantes tareas repetitivas de compra que previamente podían resultar aburridas
• Minimizar los tiempo de adopción de productos (o servicios) mediante el sistema de juego
• Optimizar tareas en las que normalmente no existen incentivos para mejorar
El sector, aunque aún está empezando, está experimentando un gran aumento en los últimos meses, muestra de ello son sus cifras:
• El sector facturará 2.800 millones de dólares en 2016
• Se estima un crecimiento del mercado del 197% para 2012
• El 47% de las campañas de gamificación son de fidelización del cliente

Casos de éxito
Un ejemplo de éxito de esta técnica lo encontramos en Foursquare, quizá el más conocido, que consiste en compartir información sobre tu posición geolocalizada a tus amigos cada vez que estas en algún lugar (compras, restaurantes, trabajo, Universidad, etc.), incentivando al usuario cada vez que informa su posición, ofreciéndole misiones para completar, dándole puntos cada vez que hace “check-in” (informar posición), otorgándole “logros” por sus acciones, con la posibilidad de avanzar de nivel e incluso es posible lograr descuentos en ciertos locales comerciales por compartir su ubicación en ese momento.
Otro ejemplo es el de la marca Domino’s Pizza con su juego Domino’s Pizza Hero, app para iPad que permite al cliente adoptar el rol de un pizzero. El objetivo es crear una pizza personalizada en el mínimo de tiempo posible, haciendo la masa, ingredientes, echándole el queso, metiéndola en el horno y cortándola. Se tiene que hacer la pizza en el menor tiempo posible recibiendo una puntuación (con la posibilidad de compartirla en Facebook o Twitter). Además se puede solicitar que te cocinen una pizza idéntica a la creada en el juego y que te la envíen a tu domicilio. Una forma muy creativa de fomentar la experiencia de marca en un proceso tan “aburrido” como pedir una pizza.
Finalmente queremos dejar clara la diferencia entre gamificación y advergaming, que no es más que desarollar vidojuegos que atienden a una campaña de marketing de una empresa, con el objetivo de mejorar (o crear) la experiencia de marca.