Hoy en día, con 6 millones de parados en España y un paro juvenil de más del 50%, trabajar por cuenta ajena se convierte en misión imposible y emprender se convierte en la única salida para muchos. Pero antes de lanzarse a montar una empresa hay que tener una serie de variables en cuenta. Los requisitos son sencillos. En primer lugar capital, parece una obviedad pero es un recurso fundamental para iniciar un negocio del que muchos se olvidan. Para conseguirlo hay varias formulas: fondos personales, business angels, capital semilla o muchas otras opciones son válidas para este fin. También hay que dedicarle mucho tiempo, concienciarse de que el horario de 9 a 6 ya no es una referencia. Y por último lo más importante, detectar un gap en el mercado, un nicho cuyas necesidades no estén satisfechas, o una idea original y diferente que no esté atomizada (a ser posible que no exista aun) en el mercado.
Vamos a ejemplificar el éxito de emprendedores conocidos por todos que levantaron imperios gracias a su creatividad y olfato para los negocios.

Tuenti, la red social española

Un ejemplo conocido por todos, y objeto de estudio en las escuelas de negocios es el caso de Tuenti . Esta empresa creada hace sólo 7 años se ha convertido en la red social española por excelencia, ha sido comprada por Teléfonica por 70 millones de euros, cuenta con su propio operador móvil virtual, Tuenti Movil, y el año pasado se internacionalizó lanzando servicios en Europa, latinoamérica y Estados Unidos.

Esta idea comienza cuando a finales de 2006 un joven americano llamado Zaryn Dentzel vino a Cabeza del Buey, en Badajoz, de intercambio. Años después, junto con a Félix Ruiz, Joaquín Ayuso y Kenny Bentley creó Tuenti, una red social para universitarios. El nombre proviene de “tu entidad” y en sus inicios solo se accedía a ella por invitación. Consiste en un espacio virtual para publicar tus fotos, con servicios de chat, videollamada, buscador, páginas, organización de eventos y hasta servicio de vídeo ofreciendo alquiler de películas.

Groupon

Esta web de cupones de ofertas se convirtió en la puntocom que más rápido ha crecido en la historia, según Forbes. Su creador, Andrew Mason, un estadounidense de 29 años cuenta la clave de su éxito: “Nosotros ganamos una comisión, los clientes pagan menos por el producto y las empresas asociadas consiguen un retorno a gran escala para sus productos y servicios”. La empresa se fundó en noviembre de 2008 y ya ronda una valoración de 4.800 millones de dólares.
Como podemos ver en estos ejemplos no es imposible emprender ni convertirse en un empresario de éxito a través de ideas originales e innovadoras que respondan a lo que el mercado quiere. Esperamos con estos casos motivaros a lanzaros a llevar a cabo vuestra idea sin miedo al fracaso.